¿Régimen de Autónomos o Régimen General de la Seguridad Social?

¿Por qué en algunas cooperativas los socios están de alta en el Régimen de Autónomos y en otras en el Régimen General de la seguridad social?

La Ley de Seguridad Social permite a las cooperativas de trabajo asociado elegir en qué régimen de la seguridad social quieren que coticen sus socios. Las cooperativas de trabajo asociado deben elegir uno de estos dos regímenes (Autónomos o General) en el momento en que establecen sus estatutos sociales, puesto que es ahí donde debe indicarse. La Ley de Seguridad Social establece que una vez elegido un régimen debe mantenerse durante al menos cinco años.

Por tanto, cualquiera de las dos opciones es legal. Pero existen diferencias entre ambos modos de cotizar en la seguridad social, que afectan al coste y las coberturas:

En el Régimen de autónomos se paga un 29,8% sobre la base de cotización elegida, que debe estar comprendida entre la mínima de 884,40 € y la máxima de 3.606,00 € al mes –al superar los 47 años la elección de la base máxima se reduce–.

En el Régimen General en el transporte, se paga un 39,75% sobre la base de cotización elegida, que debe estar comprendida entre la mínima de 756,60 € y la máxima de 3.606,00 € al mes. No hay limitaciones para mayores de 47 años.

Por lo tanto, haciendo unos pequeños cálculos, la cuota mensual a pagar mínima en autónomos sería de 263,55 euros y la cuota mínima en el Régimen General para un socio de cooperativa de transporte sería 300,75 euros.

Por otro lado encontramos diferencias en las coberturas sociales que cada uno de los regímenes proporcionan: en el Régimen General están cubiertas las mismas situaciones que en el Régimen de Autónomos (incapacidad transitoria, jubilación, etc.), pero además se cubre la situación de desempleo, por lo tanto, si se dan las circunstancias previstas por la Ley los trabajadores podrán tener derecho a la prestación de desempleo, de la forma ya conocida de cuatro meses de prestación por cada año de trabajo ininterrumpido.

¿Estás pensando en incorporarte a una cooperativa?

¿Qué tengo que hacer para incorporarme a una cooperativa de transportes ya constituida?

En primer lugar debes elegir bien la cooperativa a la que te quieres adherir. La Ley de Ordenación del Transporte Terrestre (Ley 16/1987 de 30 de julio), fue modificada en el verano del 2013 y desde entonces está prohibido que alguien que no sea titular de una autorización de transporte facture por dicho servicio. Hasta la fecha, muchas cooperativas de transporte en España han estado organizadas de manera que el socio era una empresa que, a pesar de no ser titular de una autorización de transporte –lo era la cooperativa en este caso– facturaba por servicios de transporte a la cooperativa, quien a su vez facturaba al cliente final.

Esta manera de actuar queda ahora fuera del marco legal debido a la modificación de la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre, de manera que la mayoría de estas cooperativas han tenido que emprender un proceso de transformación para adaptarse a la nueva ley.

Por tanto, lo primero que deberías hacer es conocer cómo llevan las cooperativas que te interesen ese proceso de cambio, es decir, saber si ya se han adaptado o no a la nueva ley.

Alicotrans se constituyó en el año 2011. Entonces ya se hablaba mucho de la dirección que podía tomar el marco legal de ordenación del transporte en España y ante la amenaza que esto suponía decidimos constituirnos de un modo diferente al resto de cooperativas. En nuestra cooperativa el socio nunca ha sido empresa y nunca ha facturado a la cooperativa, sino que es un socio de trabajo que recibe su retribución cada mes en función del trabajo realizado. Además el socio trabajador está de alta en el Régimen General de la Seguridad Social. Podemos decir que el cambio en la Ley nos pilló con los deberes ya hechos.

Alicotrans no es el único caso de cooperativa constituida de esta manera y la mayoría del resto de cooperativas se están adaptando o lo han hecho ya. Pero en cualquier caso, deberías tener en cuenta cómo llevan esta adaptación.

En segundo lugar, debes de tener claro cómo es la relación administrativa entre el socio y la cooperativa: qué papeles se generan entre ambos. Algunas cooperativas optan por un sistema mixto en el que el socio es socio de trabajo, pero también empresa. Eso implica –por parte de la empresa– llevar la contabilidad, hacer declaraciones de impuestos, y demás procesos administrativos. Otras cooperativas –como en el caso de Alicotrans– optan por un modelo en el que el único documento que se genera entre el socio y la cooperativa es el recibo de su retribución mensual –lo que la Ley llama anticipo societario–, similar a una nómina.

En tercer lugar, debes averiguar también qué servicios presta la cooperativa a sus socios. Lo primero que un socio va a necesitar para empezar a trabajar son cargas que transportar –es decir, trabajo–. También necesitará suministro de gasoil, dispositivos de peaje, seguro para sus vehículos y la carga, servicios de taller, etc. Será más fácil para el socio que la cooperativa proporcione estos servicios, en lugar de que sea el mismo socio quién tenga que buscarlos.

Por último, es imprescindible conocer la forma y el plazo de pago que establece la cooperativa para el socio. La cooperativa va a facturar los servicios que el socio realiza al cliente, con quien establecerá una forma y plazo de pago, por ejemplo transferencia a 60 días. El socio puede necesitar ese dinero antes y por eso es importante saber si la cooperativa da la posibilidad de adelantar el pago o no.

Estas cuatro cosas son elementos clave que marcarán la relación del socio con su cooperativa, es importante que queden claros desde antes de la incorporación. La propia cooperativa ha de entender este interés por parte del socio y no debería importarle que el candidato a socio trate de informarse bien antes de su incorporación, incluso hablando con otros socios de la cooperativa para conocer información de primera mano. De hecho la cooperativa debería facilitar ese contacto entre el candidato a socio y los socios actuales.