¿Estás pensando en incorporarte a una cooperativa?

¿Qué tengo que hacer para incorporarme a una cooperativa de transportes ya constituida?

En primer lugar debes elegir bien la cooperativa a la que te quieres adherir. La Ley de Ordenación del Transporte Terrestre (Ley 16/1987 de 30 de julio), fue modificada en el verano del 2013 y desde entonces está prohibido que alguien que no sea titular de una autorización de transporte facture por dicho servicio. Hasta la fecha, muchas cooperativas de transporte en España han estado organizadas de manera que el socio era una empresa que, a pesar de no ser titular de una autorización de transporte –lo era la cooperativa en este caso– facturaba por servicios de transporte a la cooperativa, quien a su vez facturaba al cliente final.

Esta manera de actuar queda ahora fuera del marco legal debido a la modificación de la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre, de manera que la mayoría de estas cooperativas han tenido que emprender un proceso de transformación para adaptarse a la nueva ley.

Por tanto, lo primero que deberías hacer es conocer cómo llevan las cooperativas que te interesen ese proceso de cambio, es decir, saber si ya se han adaptado o no a la nueva ley.

Alicotrans se constituyó en el año 2011. Entonces ya se hablaba mucho de la dirección que podía tomar el marco legal de ordenación del transporte en España y ante la amenaza que esto suponía decidimos constituirnos de un modo diferente al resto de cooperativas. En nuestra cooperativa el socio nunca ha sido empresa y nunca ha facturado a la cooperativa, sino que es un socio de trabajo que recibe su retribución cada mes en función del trabajo realizado. Además el socio trabajador está de alta en el Régimen General de la Seguridad Social. Podemos decir que el cambio en la Ley nos pilló con los deberes ya hechos.

Alicotrans no es el único caso de cooperativa constituida de esta manera y la mayoría del resto de cooperativas se están adaptando o lo han hecho ya. Pero en cualquier caso, deberías tener en cuenta cómo llevan esta adaptación.

En segundo lugar, debes de tener claro cómo es la relación administrativa entre el socio y la cooperativa: qué papeles se generan entre ambos. Algunas cooperativas optan por un sistema mixto en el que el socio es socio de trabajo, pero también empresa. Eso implica –por parte de la empresa– llevar la contabilidad, hacer declaraciones de impuestos, y demás procesos administrativos. Otras cooperativas –como en el caso de Alicotrans– optan por un modelo en el que el único documento que se genera entre el socio y la cooperativa es el recibo de su retribución mensual –lo que la Ley llama anticipo societario–, similar a una nómina.

En tercer lugar, debes averiguar también qué servicios presta la cooperativa a sus socios. Lo primero que un socio va a necesitar para empezar a trabajar son cargas que transportar –es decir, trabajo–. También necesitará suministro de gasoil, dispositivos de peaje, seguro para sus vehículos y la carga, servicios de taller, etc. Será más fácil para el socio que la cooperativa proporcione estos servicios, en lugar de que sea el mismo socio quién tenga que buscarlos.

Por último, es imprescindible conocer la forma y el plazo de pago que establece la cooperativa para el socio. La cooperativa va a facturar los servicios que el socio realiza al cliente, con quien establecerá una forma y plazo de pago, por ejemplo transferencia a 60 días. El socio puede necesitar ese dinero antes y por eso es importante saber si la cooperativa da la posibilidad de adelantar el pago o no.

Estas cuatro cosas son elementos clave que marcarán la relación del socio con su cooperativa, es importante que queden claros desde antes de la incorporación. La propia cooperativa ha de entender este interés por parte del socio y no debería importarle que el candidato a socio trate de informarse bien antes de su incorporación, incluso hablando con otros socios de la cooperativa para conocer información de primera mano. De hecho la cooperativa debería facilitar ese contacto entre el candidato a socio y los socios actuales.

Primeros pasos para dedicarse al transporte

Bienvenidos.

Este blog nace con la intención de ser útil a todos aquellos que estén pensando en dedicarse al transporte, a aquellos que ya se dediquen al transporte y tengan dudas sobre la forma en que están trabajando y a quien quiera conocer más de este mundo.

Desde Alicotrans recibimos todas las semanas llamadas de personas interesadas en trabajar como transportistas y percibimos la angustia –totalmente justificada– que les asalta cuando se enfrentan con la maraña legal que existe alrededor de esta profesión.

El acceso a esta profesión está regulado por la Ley. En otros negocios es suficiente con adquirir aquello que necesitas para ponerte a trabajar y darte de alta en Hacienda y la Seguridad Social, en cambio para ser transportista esto no es suficiente, la Ley Orgánica de Ordenación del Transporte Terrestre (LOTT) impone unos requisitos que no son fáciles de cumplir y esto hace que muchos se inclinen por incorporarse a una cooperativa de transporte.

Vamos a tratar de aportar luz sobre éste y otros temas, le daremos la estructura de preguntas y respuestas clasificadas en categorías, podéis hacernos llegar cuantas preguntas consideréis oportunas bien a través de los comentarios en el blog o bien enviando vuestra duda a comunicacion@alicotrans.com y esperamos que nuestras respuestas os sirvan de ayuda, tanto a vosotros como a todos aquellos que estén en situaciones parecidas a la vuestra.

Estoy sin trabajo y estoy pensando comprar o alquilar un camión y dedicarme al transporte, ¿cómo puedo hacerlo?

En España sólo hay dos maneras de hacerlo:

-Convertirte en empresa de transporte bajo alguna de estas modalidades: empresario individual, sociedad anónima, sociedad limitada, sociedad anónima laboral o cooperativa de trabajo asociado.

-Incorporándote a una cooperativa de transporte de trabajo asociado ya constituida.

¿Qué tengo que hacer para convertirme en empresa de transporte?

Hay dos caminos para ello, cualquiera de los dos pasa por reunir las condiciones que la LOTT y el Reglamento que la desarrolla exigen para obtener la ansiada autorización:

a)     Ser persona física con nacionalidad española, de otro país de la Unión Europea, o con tratado de reciprocidad con España.

b)     O bien ser persona jurídica, con domicilio social en España y constituida como sociedad mercantil (Anónima o Limitada), Sociedad Anónima Laboral o Cooperativa de Trabajo Asociado.

c)     Superar el examen de capacitación profesional.

d)     Demostrar la honorabilidad por parte de la persona poseedora de la capacitación profesional, de la forma que la Ley y el Reglamento establecen.

e)     Demostrar la capacidad económica, capital desembolsado y reservas de al menos 9.000 euros para el primer camión y 5.000 euros para cada uno de los siguientes.

Estas condiciones han de cumplirse siempre para poder establecerse como empresa de transporte. Una vez reunidos estos requisitos existen dos caminos distintos:

1.     Poseer al menos tres camiones, cada uno de ellos con una antigüedad inferior a cinco meses.

2.     Adquirir una autorización de transporte a una empresa que abandone la actividad. Si bien se tiene que disponer de tantos camiones como copias de la autorización tuviera la empresa que abandona. Es decir si aquella tenía dos camiones (es decir dos copias de la autorización), la empresa adquirente deberá disponer de dos camiones para poder asignar una copia a cada uno de ellos, y deberán ser cada uno de ellos más nuevos que los que se retiran, aunque solo sean un día más nuevos.